• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Un poco sobre Leucemia

Dr. César Alvarez Pacheco / cesar_ap@hotmail.com




Nota publicada: 2017-11-26


La palabra leucemia significa “sangre blanca”, término que fue propuesto por Rudolf Virchow (1821- 1902) en 1846. La descripción de esta enfermedad requirió del uso del microscopio y es por esto que no hay informes previos a 1800 de leucemias, puesto que este se comenzó a utilizar con fines diagnósticos ya avanzados los 1800. Anton van Leewenhoek y Jan Swammerdam  independientemente describieron los eritrocitos por 1674, y la descripción de los corpúsculos blancos (leucocitos) o globuli albicantes se le atribuye tanto a Jean-Baptiste de Senac  (médico de Luis XV) La historia de la leucemia es un compendio de pequeñas historias dentro de una misma, que con el paso del tiempo se entrelazan elegantemente y da la historia actual de este padecimiento. ¿Quién fue el primer médico en descubrir la leucemia? Hay cuatro personajes que se disputan la primicia, sin embargo, se ha dicho que tanto en la ciencia como en algunos aspectos de la vida, se le da la prioridad a la persona que primero convence al mundo, y no siempre es el mismo a quien se le ocurrió primordialmente la idea.

A pesar de que se le acreditan descripciones de leucemia a Peter Cullen de Glasgow, Jacques Charles Collineau, A. Duplay de París, y Henrry William Fuller de Inglaterra los personajes más citados que disputan la prioridad del descubrimiento de esta enfermedad son Velpeau, Donné, Bennett y Virchow. El paciente con leucemia visto por Velpeau, conocido como monsieur Vernis, era un floristo y vendedor de limonadas parisino de 63 años de edad, quien se quejaba de fiebre, debilidad y crecimiento del hígado y bazo. A la muerte de Vernis, ocurrida pocos días después de su ingreso al Hospital, Velpeau realizó la autopsia y encontró que el bazo estaba y notó que la sangre era muy espesa y de consistencia “semejante a una papilla”, y bajo el microscopio, vio que esta presentaba numerosos “glóbulos de pus en la sangre”. o. Usted sabe, que la sangre tiene normalmente tres tipos de célula:1) células rojas, las células esenciales de la sangre; 2) células blancas o células mucosas y 3) los glóbulos pequeños. Usted sabe, que la sangre tiene normalmente tres tipos de célula: células rojas, las células esenciales de la sangre; células blancas o células mucosas y los glóbulos pequeños. En febrero 27 de 1845, en el Hospital Edinburgh Royal Infirmary, Bennett atendió a un paciente escocés llamado John Menteith, de 28 años de edad, con un “misterioso” crecimiento del bazo e hígado, de 8 meses de evolución. El joven Menteith evolucionó con fiebre, sangrados, dolor abdominal y con tumores en cuello, axilas e ingles. Los dibujos microscópicos que realizó unos años después resultaron ser las primeras ilustraciones de las células sanguíneas de un paciente con leucemia. Entretanto se produjeron diversos debates entre los líderes médicos europeos de la época donde se cuestionaba si la leucemia era una enfermedad per se o el resultado de caquexia crónica o una forma de paludismo. Solamente unos pocos pensaban que la leucemia era una enfermedad en sí misma. Algunos años después, en el otoño de 1958, un descubrimiento en pacientes con leucemia mieloide crónica dio el inicio de la citogenética del cáncer. El diagnóstico de leucemia siguió siendo, por muchas décadas, una sentencia de muerte. El descubrimiento del tratamiento fue lento, hallándose en parte por serendipia y en parte como resultado de unas tragedias brutales, producto de la inconsciencia humana (por ejemplo las dos Guerras Mundiales).

Para 1940 virtualmente todos los niños con cáncer, y en especial aquellos con leucemia, sobrevivían cuanto más unos meses después del diagnóstico. En la historia de la leucemia han estado involucrados muchas personas y numerosos temas científicos en diversos momentos de la historia. Todas estas son pequeñas historias de descubrimientos exitosos y de personas comprometidas con brindar alivio a los enfermos de cáncer. Estos logros representan la combinación de arduo trabajo, una gran intuición científica y, como siempre, una dosis de buena suerte. Como afirma Lowenthal: la leucemia ha sido, por un lado, emblema de la catástrofe que el hombre puede infligir a su prójimo pero, por el otro, es también una odisea de triunfos de la medicina moderna.

Dr. César Álvarez Pacheco

cesar_ap@hotmail.com

@cesar_alvarezp

Huatabampo, Sonora.

 



Más información en esta sección ..

Opiniones