• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Urge solucionar los temas del  ISSSTESON

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2018-11-22

Triste y lamentable es la situación por la que atraviesa el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora, ISSSTESON, instancia encargada de garantizar a los trabajadores de los 144 organismos afiliados, contar con servicios de salud, adquirir una vivienda, y el pago de las pensiones correspondientes a todos los que, habiendo cubierto su aportación correspondiente al fondo de pensiones, llegaron a la edad en la que por ley, pueden hacer uso del derecho obtenido durante sus largos años de vida productiva.


Quienes desde hace algunos ayeres estamos afiliados al mismo, guardamosrecuerdos nítidos y agradables de lo que era contar con un Instituto que ofrecía un servicio muy similar a la práctica privada médica, con abasto de medicamentos en tiempo y forma, así como un hospital de buen nivel. Que además ofrecía préstamos prendarios e hipotecarios, era un plus que elgobierno estatal ofrecía a sus trabajadores a través del Isssteson.


Resulta difícil poder definir cuándo y cómo se fue gestando la decadencia paulatina pero constante del Instituto e iniciaron los problemas funcionales y financieros del mismo. A lo mejor lo pudiéramos explicar con el crecimiento excesivo y desordenado de la derechohabiencia; tal vez al control poco eficiente y transparente de la compra de medicamentos; las deficiencias en la contratación de los profesionales de la salud; demasiado personal improductivo y un sindicalismo que creció en prebendas y derechos, pero sin obligaciones significativas para la buena marcha del Instituto. 


Pero si la memoria no nos alcanza para hurgar en el pasado, se nos ha remarcado que la debacle también se debe, en gran parte, al desfalco en el fondo de pensiones en que incurrió el anterior gobierno estatal al no entregar al Instituto las cuotas y aportaciones correspondientes de las dependencias públicas afiliadas y que la Secretaría de Hacienda descontaba religiosamente de los presupuestos asignados a cada organismo estatal y, además, por haber utilizado el fondo de pensiones que existía en el Instituto. 


Malos manejos administrativos que hasta ahora no han podido ser recuperados y que implican adeudos que ascienden a poco más de 2 mil millones de pesos, lo que explica, en gran parte, el riesgo de insolvencia financiera del Isssteson


Súmele usted la “industria legal” de demandas de nivelación de pensiones por parte de funcionarios públicos que hoy en día reciben cuantiosas pensiones sin haber cotizado rigurosamente para ello, que le han costado al Instituto más de 213 millones de pesos en los dos ultimos años y con las 1,500 demandas en curso le representarían un costo estimado de 1,523 millones de pesos… que tampoco tiene como solventar.


Así las cosas, no hay fondo que aguante cañonazos de este tipo. Esperemos que la Suprema Corte de Jusicia de la Nación retome el asunto y legisle sobre esta gran injusticia que se comete por parte la ambición desmedida y falta de principios y valores de los involucrados que aprovechan  los huecos de la ley. Que se legisle para tener pensiones adecuadas y decorosas, acordes al ingreso sobre el que ha cotizado.


El director general, Pedro Angel Contreras López, ha manifestado que es su responsabilidad como tal exigir el cumplimiento de las obligaciones a todos los organismos afiliados y al gobierno del estado por igual, so pena de que al no hacerlo pudiera incurrir en el 


Con ello se implica que los anteriores directores debieron también haber ejercido sus funciones anteponiendo la buena marcha del organismo y los intereses de los afiliados por sobre cualquier interés partidista y/o político, lo que resulta evidente no hicieron.


En mayor o menor cuantía, estos son los elementos que, al día de hoy, tienen al ISSSTESON al borde del precipicio, a punto de tomar decisiones drásticas que amenazan la viabilidad del instituto y ante la moletia generalizada de los trabajadores afiliados por la ineficiencia y disminución de la calidad en los servicios que presta. Decisiones que  es obvio, afectarán el presente y futuro de los afiliados, sobre todo, los derechos irrenunciables de los poco más de 15 mil pensionados y jubilados que se sienten amenazados y temerosos de que sus pensiones no sean cubiertas en tiempo y forma.


A la fecha, el director del ISSSTESON afirma trabajar para mantenerlo a flote,pero con un déficit en el pago de pensiones que el gobierno del estado cubre a través de subsidios extraordinarios, la cobija no puede seguirse estirando. Si bien esta administración estatal no ha generado adeudos adicionales y paga total y puntualmente sus aportaciones, a decir del director, a la fecha se requieren ya 826 millones de pesos para cubrir tan solo el déficit al 2019.


A los sonorenses en lo general debe preocuparnos también esta situación, porque para cubrir el déficit existente se otorgan subsidios extraordinarios que provenien del gasto corriente y, por tanto, se dejan de atender otros programas sociales o de infraestructura. 


La gobernadora ha afirmado estar comprometida con la transparencia y rendición de cuentas a los sonorenses. Si ello implica pisar callos y molestar a grupos politicos, que así sea. Por lo pronto ya existen las denuncias por desfalco financiero ante las instancias correspondientes, una de ellas, la Fiscalía Anticorrupción.


Que es una situación incómoda y políticamente inconveniente para los involucrados, es muy probable, pero urge que todas las dependencias involucradas en garantizar la viabilidad del Instituto se aboquen responsablemente a ello.



Más información en esta sección ..

Opiniones